Red de Movimientos Sociales de Albacete Red de Movimientos Sociales de Albacete
Unidos es la única manera de permanecer juntos
 
 chatChat   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 




Frente a las mentiras del gobierno, ¡Organízate y Lucha!

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema Foros de discusión -> Lo que ocurre
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
La Mancha Roja



Registrado: 13 Mar 2009
Mensajes: 62




MensajePublicado: Lun Oct 26, 2009 10:18 am    Asunto: Frente a las mentiras del gobierno, ¡Organízate y Lucha! Responder citando

Alternativa Proletaria, 26 de Octubre de 2009
Frente a las mentiras del gobierno, ¡Organízate y Lucha!

El gobierno de Zapatero nos dice ahora que lo peor de la crisis ha pasado. Miente, como ha mentido durante todo este tiempo. Durante meses, negaron que la crisis existiera. Y a todos los que sencillamente reconocíamos la realidad, nos acusaban de alarmistas y de hacerle el juego al PP, que es tan responsable de la crisis como el PSOE. Cuando finalmente tuvieron que admitir la gravedad de la situación, sin reconocer sus errores y mentiras, nos dijeron que confiáramos en ellos y en las medidas que estaban tomando, y que pronto veríamos la recuperación. Pero el resultado de todo este proceso es que desde comienzos de 2008 el número de parados se ha más que duplicado, superando ya los 4 millones; que miles de empresas han cerrado o han despedido a muchos de sus trabajadores; que ha aumentado el número de personas pobres, que no pueden hacer frente a sus necesidades más básicas (vivienda, alimentación); que la economía sumergida crece, aumentando la precariedad y la explotación. Y que el gobierno lo único que ha hecho en realidad es regalar millones y millones de euros a las grandes empresas y bancos, mientras que a los trabajadores nos dejaba las miserias.

Si se analiza lo que el gobierno ha ido haciendo realmente, sus mentiras quedan al descubierto.

Durante los últimos meses de 2008 y comienzos de 2009, el gobierno asistió sin hacer nada a la quiebra de miles de pequeñas y medianas empresas, asfixiadas por lo que le debían las propias administraciones, en especial las municipales. Esas empresas dejaron en la calle a cientos de miles de trabajadores, y las economías de muchas localidades se arruinaron. En lugar de dar dinero a los ayuntamientos para que pagaran sus deudas, se actuó a favor de las grandes empresas, ayudando a la concentración por la vía de la eliminación de las pequeñas. Mientras, los bancos recibían ayudas millonarias que revertían sólo en sus beneficios. Y se permitía a las grandes empresas que hicieran Expedientes de Regulación de Empleo y despidos masivos.

Después se anunciaron una serie de medidas especiales para paliar los efectos de la crisis. La más destacada es el Plan E. Ese dinero podía haber servido para que los ayuntamientos pagasen lo que debían y desarrollasen iniciativas útiles para los trabajadores y los ciudadanos. Pero esos fondos estaban destinados a enriquecer a grandes empresas, a través de sus contratas especialmente. El caso de FCC (Fomento de Construcciones y Contratas, la empresa de las Koplovitz) es quizás uno de los más significativos. Porque además, se impedía que los ayuntamientos gestionasen directamente los fondos, a través de empleo público de calidad en aquellas actividades que los municipios considerasen convenientes. Todo estaba diseñado para esas grandes empresas, dedicadas a obras públicas en muchos casos inútiles o que no eran prioritarias (alquitranado de calles,…). Eso sí: los plazos estaban pensados para que justo antes de las Elecciones Europeas se pudiese sacar una cifra de reducción del paro.

Así fue: se nos vendió a bombo y platillo que el paro había descendido en Mayo, diciendo incluso que eso era una muestra de cambio en la tendencia y de salida a la crisis. Y que era gracias al Plan E. No hace falta ser muy listo para darse cuenta de que lo que en realidad habían hecho era amortiguar la destrucción de empleo, maquillar los resultados. Ni para saber que los empleos que se destruyen son mucho mejores que los que el Plan E crea. Porque los trabajos del Plan E están muy mal pagados y son precarios y temporales (casi todos oscilan entre unos pocos días y 3 meses). Tras las elecciones, la Encuesta de Población Activa nos devolvió a la dura realidad y evidenció las mentiras gubernamentales: el paro seguía creciendo de forma masiva. El Plan E ha creado ya 420.636 puestos de trabajo. Pero los parados son 4.123.300.

Como la situación de muchos desempleados era pésima (en verano, más de 1 millón habían agotado las prestaciones), el gobierno tuvo que ampliar los subsidios, a través de los famosos 420 euros. Pero no lo hizo para todos, abandonando a su suerte a los que más tiempo llevan sin cobrar nada. Y como para pedir el subsidio hay que realizar una serie de acciones formativas (que impiden trabajar), muchos parados ni siquiera lo han solicitado. Porque ese dinero, esa miseria, no es suficiente para vivir, y muchos parados necesitan buscarse la vida en la economía sumergida, ilegal. ¿No tenía previsto esto el gobierno? Cada uno deberá pensar lo que quiera, pero lo cierto es que es más fácil destinar fondos cuando se sabe que no se van a gastar.

Ahora se nos dice que se va a cambiar el modelo productivo. Pero en realidad, al igual que están haciendo todos los gobiernos, se va a subvencionar, con dinero de todos, que las grandes empresas se adapten a la nueva realidad y se apropien sin coste de las actividades que sean productivas. Le estamos pagando a los bancos sus inversiones especulativas que llevan a la miseria a millones de personas. Le estamos pagando a los especuladores del ladrillo que se reconviertan en empresas beneficiarias de obras públicas e incluso, como pasa en Madrid con FCC, en empresas sanitarias. Le estamos pagando a las grandes eléctricas que se queden con el negocio de las renovables (unas energías que pueden cambiar también socialmente el modelo energético); le estamos pagando a las multinacionales del automóvil su reconversión ante el agotamiento del petróleo; y estamos entregando los servicios y suministros públicos esenciales (sanidad, educación, agua, limpieza,…) a las multinacionales y sus contratas sin que les cueste ni un euro.

Y, para pagar todas estas cosas, el gobierno ha iniciado un cambio en su política fiscal, en los impuestos. Se nos dijo que las rentas más altas iban a costear la protección de los más débiles y el mantenimiento de los servicios públicos. Pero al final el propio gobierno ha tenido que reconocer que esto no es cierto. Seremos los trabajadores, los asalariados, los que de nuevo paguemos los gastos del gobierno. Trabajadores, autónomos y la pequeña burguesía (a la que la crisis y el gobierno condenan a empobrecerse y convertirse en proletarios). Las grandes fortunas y las grandes empresas tienen garantizado que ellos no pagarán. Al contrario. Las más grandes subvenciones las siguen y seguirán recibiendo ellos, con la excusa del mantenimiento del empleo y de la economía en general. Y se les sigue permitiendo que hagan lo que quieran, que dediquen el dinero público que se les regala a sus beneficios, y que sigan despidiendo trabajadores.

Ante todo esto, ¿qué podemos hacer los trabajadores? Desde luego, confiar en los gobernantes no. Porque ellos son lacayos de la patronal y las multinacionales. Tenemos que plantear alternativas que sirvan a los intereses de la clase trabajadora. Y tenemos que defender esas alternativas a través de la lucha contra el capital, los capitalistas y sus burócratas.

La crisis para nada ha acabado. Y la conflictividad laboral y social aumenta, lo reconocen hasta los empresarios. En esos conflictos, los trabajadores debemos plantear propuestas que ataquen al corazón del sistema capitalista, y que prefiguren una sociedad nueva y distinta, en la que cuenten los intereses de la inmensa mayoría. Por eso, frente a los despidos, EREs y cierres, tenemos que ocupar las empresas en crisis y autogestionarlas, obligando al poder político a reconocer ese proceso. Como hacen nuestros hermanos en Argentina y en otros países, mostrándonos el camino. Por eso, frente a los subsidios de miseria tenemos que exigir el reparto del trabajo, y con él de la riqueza, entre todos. Y frente a las subvenciones a intereses privados tenemos que exigir que todo el dinero público sea invertido y gestionado de forma pública.

¡La lucha de los trabajadores es la única salida a la crisis!

Contacto: alterprol@gmail.com
Blog: http://alternativaproletaria.wordpress.com/

_________________
¡Socialismo o Barbarie!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Lo que ocurre Todas las horas son GMT
Todas las horas son GMT
Página 1 de 1


Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group

Crear un foro gratis | foros de Pueblo y comunidades | Hosting gratis | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo

Para vps para wordpress ssd en Desafiohosting.com